domingo, 29 de septiembre de 2013

RUSH

La emoción de la fórmula1 en una época en la que pocos eran los locos que se atrevían a pisarla queda fielmente reflejada a través de la rivalidad real de James Hunt y Niki Lauda interpretados de manera magistral por Chris Hemsworth y Daniel Brühl. Ninguno de los dos es novato en esto, quizá no son actores de primera línea (aunque pueden llegar a serlo con poco), ni esta sea las actuaciones de sus vidas -es lo mejor que he visto de Hemsworth-, pero la similitud con la historia real bajo la tutela de Ron Howard es sorprendente. El corazón y el coraje de Hunt contra la milimétrica y calculadora mente de Lauda, una rivalidad como pocas en el deporte que era difícil de llevar a la gran pantalla con un resultado tan satisfactorio.


martes, 24 de septiembre de 2013

Juerga hasta el Fin

Aquello de comediarse a uno mismo no es nada nuevo. Llevamos años viendo series, películas y monólogos sobre gente famosa hablando de sí misma en un reflejo de lo que el mismo público quiere oír. Es una fórmula útil y efectiva siempre y cuando sea tratada cierto cuidado. O eso creíamos hasta ahora, es decir, hasta el momento en que Seth Rogen y Evan Goldberg volvieron a ponerse con los portátiles a escribir este guión. Una autocrítica y una comedia sobre sí mismos y sus colegas que buscaba la diversión después de tratar con adolescentes hormonados y fumados ('Supersalidos' y 'Superfmados' son sus anteriores trabajos). La diferencia es que esta vez no hay miedo al caos, ¿qué puede salir mal? ¡Es el maldito Apocalipsis! This is the end!



domingo, 22 de septiembre de 2013

Dolor y Dinero

La condición inútil, superficial y absurda de los personajes principales se contagia hacia la película y le proporciona un toque cómico y satírico, a la par que algo extravagante, en un inicio que promete una película amena a pesar de tener a todos luciendo palmito durante todo el tiempo. Una musculación sana irrumpe en pantalla demostrando que Michael Bay aún puede romper más de un hueso como director, pero que acaba dependiendo demasiado de esteroides para conseguir mantener una fachada aceptable. Es esta misma dependencia la que hace demasiado cargante el resto del filme. 

Una falsa sensación de ritmo en la película consigue engañarnos con un avance sencillo, pero bajo ella se esconde una historia que avanza a marchas forzosas y acaba dando un gancho directo en nuestras caras cuando aún queda más de una hora de película. Por suerte, este calvario se puede soportar con algún que otro malavarismo de cámaras, una fotografía que recuerda mucho al cine de los 90 y el cambio continuo en la narración, lo que consigue un resultado diferente en lo que es una película más de acción. Punto positivo.

martes, 10 de septiembre de 2013

The Bling Ring

Es acojonante, estoy realmente sorprendido con este trabajo. Tengo una sensación que hacía mucho que no recorría mi cuerpo. Hacía tiempo que una película no conseguía lo que The Bling Ring ha conseguido... Creo que dos días después de verla, aún estoy esperando reaccionar ante algo de lo que cuenta esta película. Al menos, alguna que no sea los continuos bostezos que provocaba, en intervalos regulares de dos minutos, durante hora y media.

No se dónde pretendía llegar Sofia Coppola. No se si su intención era aburrirnos hasta la saciedad o crear una película en la que no pasara nada. En cuyo caso, amiga mía, lo has conseguido. Has conseguido terminar una película en la que nada te sobresalta y nada busca calar en ti de ninguna manera. Has conseguido una película que haría dormirse a la mismísima Paris Hilton a pesar de crear un halo de furor y excelencia alrededor de su persona.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...