miércoles, 20 de abril de 2016

Room - La Habitación

¿Y si tus conocimientos, habilidades, relaciones... toda tu "realidad" no estuviera formada más que por meras imágenes de un mundo exterior que no conoces? ¿Y si esas imágenes no son más que sombras de una realidad que no logras alcanzar, que para ti no existe allá afuera y está lejos de toda capacidad racional que puedas desarrollar? Platón nos habló hace más de 2.000 años de que nunca conoceremos el mundo real -el de las ideas-, si no logramos salir de la cueva donde sólo logramos ver las sombras de objetos que nosotros consideramos como nuestra "verdad". A través de su "mito de la caverna", el filósofo griego nos planteaba una alegoría en la que ciertos prisioneros consideraban como realidad sombras de objetos proyectadas en una pared, pero que, una vez liberados, serían capaces de reconocer los objetos que provocaban las sombras como un nuevo nivel de realidad, para más tarde, y tras una escarpada subida, salir de la cueva y contemplar las ideas absolutas detrás de todo objeto real.

Pues bien, dicho esto, no hace falta ser más redundante en la clara analogía que se quiere plantear aquí; prisioneros, sombras, adaptación y realidad. Room plantea un perfecto paralelismo con la teoría platónica donde el conocimiento sólido del mundo de este prisionero encarnado por Jack no viene si no de unas sombras proyectadas -en una versión 2.0 del mito- en la pantalla de televisión como único nexo con el mundo exterior.

martes, 29 de marzo de 2016

Atrapa la Bandera


'Atrapa la Bandera' es la primera película de animación infantil española que ha sido distribuida mundialmente. Se ha convertido así en un ejemplo internacional del buen estado de forma de este tipo de cine en nuestro país, aunque aún le falte mucho por crecer y esta película en concreto necesite mucho más que pulir. Es un tipo de cine por el que a la industria le cuesta apostar dentro de nuestras fronteras, pero que no por ello deja de conseguir resultados de animación de gran estilo. 'Planet 51' sigue siendo para mí la obra de animación por excelencia en España, pero me alegra ver nuevos proyectos que superan las dificultades para ser desarrollados.

Enrique Gato ya demostró su buen hacer en este sector gracias a su ópera prima 'Tadeo Jones' (la cual está esperando una secuela), pero 'Atrapa la Bandera' ha supuesto su reafirmación como director de animación cargando el resultado de piruetas bien orquestadas y animaciones con mayor lujo de detalle. Su arte se ha elevado a un nivel superior, pero quizás en ese salto haya perdido la esencial tan entrañable que veíamos en su anterior entrega. Los personajes han quedado de lujo en las escenas de acción, pero no bien configurados para una trama más elaborada: no terminan de ser creíbles, y sus problemas parecen tan mascados que no dejan al público empatizar

miércoles, 16 de marzo de 2016

Deadpool



Esto... 
A decir verdad... nunca sé con certeza cómo abordar el inicio de una reseña, pero en este caso menos aún. Quizás deba empezar con algo así como rompedor del estilo "Deadpool hará que vuelvas a tener fe en las personas con un escroto en la cara", o más bien: "Deadpool es la película de mierda más violenta de la historia", igual algo como "Reynolds la trae cargadita para ti" sea más acertado...


Nada más alejado de la realidad, muchos hemos sido víctimas de una campaña publicitaria extraordinaria, no lejos de titulares como los de arriba, y que ha asegurado el éxito de una película que gente más recatada no se hubieran planteado ver en ningún momento. Porque, de los millones de espectadores all around the world, ¿cuántos conocían realmente a Deadpool? En mi caso, sólo conocía sus poderes, sus niveles de obscenidad y aquello de lo que todos hablan con locura como si fuera la primera vez que se hace en el cine; ¡Deadpool rompe la cuarta pared! (Añadan emoticono de El Grito de Munch aquí). Pero Deadpool nos ha llevado al cine, nos ha mirado a la cara para reírse hasta de nosotros, ha cargado su película de violencia y ¡ha dejado satisfechos hasta a los críticos más conservadores!


sábado, 12 de marzo de 2016

¡Ave, César!

Hoy aprenderemos una gran lección (si aún no la traíamos aprendida de casa): no siempre podemos apostar a ciegas por el nombre de los creadores de un nuevo filme, nuestra simpatía por títulos pasados de los mismos y la ferocidad del trailer.

Decimos esto porque nuestros queridos hermanos Coen han creado con su última obra un producto colorido, llamativo y ruidoso -víctima en mucho momento de su propio trailer comercial-, olvidándose de dos cosas que siempre habían parecido esenciales en su cine; la elaboración de personajes de gran solidez y la imposición de un leitmotiv que hubiera focalizado la trayectoria de su guion hacia un punto claro, y no un conglomerado de anécdotas que no llegan más allá de la propia duración del filme. Y es que, '¡Ave, César!', utiliza todas sus fuerzas en un sprint cómico inicial y flaquea cuando al espectador se le han acabado las palomitas y comienza a centrar realmente su atención en la pantalla. Si eso fue lo que te ocurrió, viste que ya era tarde, amigo.  

jueves, 10 de marzo de 2016

Truman

Como llevo mucho sin escribir y tengo ganas de empezar con fuerzas, empezaré esta reseña por el final: 'Truman' es en definitiva una de las mejores películas del cine español de los últimos años. Dicho esto queda aliviada esa presión interna que deja la película en tu cuerpo, esa sensación de estar viendo un drama espectacular a pesar de que 'Cesc Gay prefiere abordarlo con una filosofía completamente distinta a otros artificios lacrimógenos, dotando a la película de un trato amable espectacular, forjado en la absoluta química entre sus protragonistas. La sinceridad y transparencia del filme hacen que hablando de un caso terminal en todo momento, esto pueda quedar relegado en más de un punto para darnos algún respiro dibujado en forma de sonrisa o anhelo. 

El guion resulta impecable a la hora de encontrar balance de emociones, huyendo del dramatismo frívolo y hastiado de tantos otros largos, y acercándose a una mirada humana, cercana y amable de una situación siempre tan temible, pero a la vez tan cotidiana como la vida misma. Con tan sólo cuatro días y un puñado de escenas cotidianas, Tomás y Julián, son capaces de reafirmar sus lazos de amistad y reflexionar de una manera muy personal y humilde sobre temas como vida y muerte, familia, ambiciones o el paso del tiempo; pensamientos de una persona moribunda, aunque siempre luchadora.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...