jueves, 10 de marzo de 2016

Truman

Como llevo mucho sin escribir y tengo ganas de empezar con fuerzas, empezaré esta reseña por el final: 'Truman' es en definitiva una de las mejores películas del cine español de los últimos años. Dicho esto queda aliviada esa presión interna que deja la película en tu cuerpo, esa sensación de estar viendo un drama espectacular a pesar de que 'Cesc Gay prefiere abordarlo con una filosofía completamente distinta a otros artificios lacrimógenos, dotando a la película de un trato amable espectacular, forjado en la absoluta química entre sus protragonistas. La sinceridad y transparencia del filme hacen que hablando de un caso terminal en todo momento, esto pueda quedar relegado en más de un punto para darnos algún respiro dibujado en forma de sonrisa o anhelo. 

El guion resulta impecable a la hora de encontrar balance de emociones, huyendo del dramatismo frívolo y hastiado de tantos otros largos, y acercándose a una mirada humana, cercana y amable de una situación siempre tan temible, pero a la vez tan cotidiana como la vida misma. Con tan sólo cuatro días y un puñado de escenas cotidianas, Tomás y Julián, son capaces de reafirmar sus lazos de amistad y reflexionar de una manera muy personal y humilde sobre temas como vida y muerte, familia, ambiciones o el paso del tiempo; pensamientos de una persona moribunda, aunque siempre luchadora.

Esta aparente "sencillez" (sí, eso queda entre comillas) no sería tan cercana al espectador sin un trabajo de dirección y fotografía tan pulido, limpio, metódico y cuidado como el que nos encontramos a la hora de mostrar la cara más corriente de un barrio de Madrid; pero tampoco sin una interpretación de Ricardo Darín como la que podemos disfrutar en esta ocasión. El argentino sobrepasa cualquier límite que pudiera implantar un calificativo y lleva su caracterización a una perfección inigualable. A su lado, Javier Cámara no puede hacer otra cosa que disfrutar y dar rienda suelta a su papel con total naturalidad.



La película tiene un carácter particular, es honesta y creativa. Cesc Gay sabe utilizar la ironía y los golpes cómicos para crear una narrativa amable y consistente, forjada no sólo en el drama que atañe esta enfermedad, sino en el resto de ingredientes que en muchas otras ocasiones han sido olvidados. Guion, ambientación, interpretaciones, dirección... Todo funciona en este drama subyacente aderezado de maravillosa humanidad que merece -con creces- todos los halagos y premios que ha recibido en los últimos meses


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Odisea:

      Un año ha pasado ya y nos volvemos a cruzar. Algos más viejos y bacanalizados, seguimos haciendo esas reuniones clandestinas al son del botellín y como no, siempre entre medias con nuestro elixir espumoso. Truman Capote es nuestro gladiador y doña Bullock infiel a la estética modernista levanta pasiones al ritmo de Chenos y los Pegamoides. Dejando a un lado los eufemismos del mundo preapocaliptico que se desliza maldito entre nuestros dedos llegamos a la conclusión de que tus palabras siguen causadonos un gran furor transuterino.Sabemos sin embargo, que tu mente guarda recelosamente el truco infalible para conquistar nuestras almas y la naturaleza oculta del hombre que secretamente tiembla ante tu perspicacia cinematográfica. Pronto, ese nectar embriagador nos cebará juntos las entrañas y podremos conquistar el centro del Universo. Al cruzarnos ajenos a nuestra dicha, susurraré "Al alba mira a la calva" y el reflejo nos adormecerá melódicamente.

      Fernandito, Mezcladito con Coca y Cubito.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...